Saltar al contenido

Abraham Darby I

Abraham Darby Hijo de John Darby, un cerrajero y granjero independiente, y de Ann Baylies,descendientes de la nobleza.

Nace en abril de 1678 en una familia inglesa, perteneciente a la sociedad religiosa de los amigos “cuáqueros”, que representó un papel fundamental durante la revolución industrial.

En su juventud fue aprendiz de Jonathan Freeth, malteador.

J. Freeth le animó a ingresar en la sociedad de los amigos“cuáqueros”, a la que perteneció toda su vida.

Bristol

En 1699 se casa con Mary Sergeant, y se trasladan a Bristol, donde se estableció como malteador. Allí tuvieron diez hijos, de los cuales sobrevivieron cuatro y el mayor llamado Abraham II fué el que continuó con el negocio familiar.

En 1702, Darby junto a otros cuáqueros formaron la Bristol Brass Works Company.

Decidieron fabricar ollas de latón como las que compraban en Holanda, por ser muy duraderas. Y por ello viajó a este país en 1704 para estudiar los métodos de producción.

A su regreso se trajo algunos empleados artesanos y formó la “Cheese Lane Foundry en Baptist Mills” junto a sus anteriores socios.

Comenzó produciendo cacerolas de latón, pero como resultaban demasiado caras, decidió por elaborarlas con hierro.

Un joven empleado, John Thomas, solventó el problema usando arena seca pura en el molde, con un encofrado y un núcleo especial.

Con este método de fundido, Darby pudo hacer cacerolas lo bastante finas y ligeras. Darby registró la patente del nuevo método en 1707, obteniendo el monopolio de este producto.

Coalbrookdale

En 1708 abandonó Bristol para establecer una fundición de hierro en Coalbrookdale.

 

La fundición del hierro dependía del carbón vegetal, que se utilizaba para fundirlo.

Darby tenía experiencia en el uso del coque en los hornos de malteado y llegó a la conclusión de que alterando las proporciones internas del alto horno y proporcionando una ráfaga de aire adecuada, el coque podría ser empleado satisfactoriamente como combustible.

En ese momento, el mejor carbón para hacer coque era el extraído en Shropshire, de modo que allí fue a donde Darby trasladó su negocio.

Darby alquiló un horno dañado y lo adecuó para el uso del coque.

Esto incluía hacer un crisol más profundo en la base del horno y una garganta más corta y amplia sobre él.

Y además compró un juego nuevo de fuelles que le proporcionara una ráfaga más intensa en el horno.

El horno fue usado satisfactoriamente el 10 de enero de 1709.

Al usar coque no hacía falta colocarlo en capas entre el mineral de hierro, ahorrando de este modo, tiempo y trabajo en la preparación.

Una parte del hierro fundido por el horno era convertido en lingotes para su envío a la fundición de Bristol,y con el resto se moldeaban ollas y otros utensilios.

Este primer horno fue seguido por otros y continuó con el conjunto de útiles que se vendían en los alrededores.

Darby se concentró en crear fundiciones y expandir más su negocio.

En 1717, Abraham Darby muere en su casa de Madeley Court, con tan solo treinta y nueve años de edad.

Abraham Darby II

Su yerno y socio Richard Ford fue quien administró la fundición, hasta que su hijo Abraham Darby II continuó con el negocio mejorando los altos hornos.

El suministro de carbón de Darby contenía menos azufre de lo habitual, lo que representaba un factor clave para la producción de un hierro de buena calidad.

Poco a poco fueron modificando el proceso de producción en altos hornos mediante la introducción de nuevos fundentes, que limpiaban las impurezas del carbón.

Y a mediados del siglo XVIII, la producción de hierro se vio ampliada enormemente.

Abraham Darby II introdujo una bomba mecánica de vapor,para retornar el agua a las calderas durante las estaciones secas y de la misma forma añadió un fuelle accionado a vapor para alimentar la combustión del alto horno.

Abraham Darby dió el paso más importante en la revolución industrial, ya que su método para el fundido del hierro proporcionó los suministros necesarios para llevarla a cabo.

Este hierro fue usado en ferrocarriles, puentes, máquinas de vapor, y en una gran variedad de inventos que vieron la luz durante el siglo XIX.